INSTRUCCIONES DE USO

Qué hacer / Qué no hacer

HIDRATACIÓN DEL PRODUCTO

Lo primero y lo más importante es la rehidratación del producto, para eso:

  1. Vierte el Plancton Marino en un pocillo y añade agua poco a poco. Remueve vigorosamente, debes conseguir una pasta de textura parecida a la de la miel. Puede llevarte un par de minutos, si queda algún grumo pequeño es que no se ha mezclado lo suficiente.
  2. La proporción de agua y polvo liofilizado puede ser de 25 ml de agua (25 g) en 10 gramos de polvo. Según necesidades se puede añadir más o menos agua en función de la consistencia que se le quiera dar a la aplicación. Añadir punto de sal. Es aconsejable dejar reposar la mezcla entre 1-2 minutos si se va a usar inmediatamente.
  3. Una vez rehidratado se puede conservar en frío tapándolo con film.

RECOMENDACIONES

  1. Para que no se formen grumos difíciles de disolver evita incorporarlo directamente en forma de polvo a salsas, gazpachos, fumé, etc. Siempre es mejor  hidratarlo previamente con agua tal y como se describe en las indicaciones anteriores y usar la pasta hidratada en agua, para después disolverlo o emulsionarlo.
  2. La pasta hidratada puede utilizarse en crudo (sin cocinarse) y puede incorporarse directamente con el resto de ingredientes que se vayan a utilizar.
  3. Si se va a cocinar, incorporar la pasta con el fuego ya apagado y en todo caso no llevarlo a ebullición. Se pierden propiedades organolépticas cuando se cocina a fuego durante más de 2 minutos.
  4. Se recomienda preparar solo la cantidad que se vaya a utilizar, el producto ya hidratado aguanta en cámara 24 horas.