VETA LA PALMA

Con 11.300 hectáreas de extensión y en pleno corazón del Parque de Doñana, la finca Veta la Palma, constituye un verdadero paraíso natural y un claro ejemplo de biodiversidad.

Veta la Palma es un singular hábitat para la avifauna de las marismas de Doñana, al contar con recursos naturales de primer nivel y que permiten su completo desarrollo sotenible.

La excelente calidad de las aguas de sus humedales son el verdadero pulmón y despensa de avifauna acuática, especialmente en perído estival, cuando se desecan las marismas de Doñana.

La belleza en estado puro es lo primero que seduce al visitante que llega a Veta la Palma. Pero bajo sus aguas, se esconde un verdadero tesoro medioambiental; el plancton marino. Un descubrimiento que no tardó en servir de inspiración al cocinero Ángel León.

La extraordinaria y singular formación de plancton en este maravilloso entorno natural, le permitía adentrarse en un nuevo mundo de posibilidades en el arte de la cocina. Una apasionante etapa de experimentación comenzaba para el Chef del Mar.