Author Archives:

ensaladilla de gambas

Ensaladilla de gambas con crema de Plancton Marino

Hace unos días os dábamos algunas ideas de recetas clásicas y muy adecuadas para que los niños también participaran del sabor de Plancton Marino de forma sencilla. Y una de las recetas que más gusta a pequeños y mayores es la conocida ensaladilla. Nunca falla, refresca el paladar y constituye un fantástico entrante o un acompañamiento perfecto para el aperitivo, tanto en invierno como en verano. ¿Qué os parece si probamos la ensaladilla de gambas con crema de plancton marino? Suena bien, ¿verdad? Y si encima es fácil y rápido de preparar ¡mucho mejor!

Veréis que, en solo 45 minutos, tendréis listo este apetecible entrante tan típico de nuestra gastronomía y que tanto gusta a todos. Esta deliciosa ensaladilla de gambas se convertirá en plato habitual en vuestro menú.

Ingredientes 4 comensalesElaboración

1 c/c de crema de Plancton Marino
300 g de gambas
400 g de patatas
Mayonesa
2 huevos cocidos
Brotes tiernos de lechuga
Aceite de oliva virgen extra
Sal

  1. Lo primero es cocer las patatas con piel en agua y sal. Una vez cocidas, retiraremos y dejaremos enfriar.
    Cuando las patatas estén atemperadas, las pelaremos y chafaremos con un tenedor. Reservaremos.
  2. A continuación, coceremos las gambas. Cuando estén cocidas, las pelaremos y picaremos las colas. Apartaremos algunas gambas para decorar y, el resto, lo reservaremos junto a las patatas.
  3. Rallaremos los huevos cocidos. Reservaremos un poco de huevo rallado (para decorar) y el resto lo añadiremos al bol donde tenemos apartadas las patatas y las colas de gambas picadas.
  4. Añadiremos mayonesa al gusto y mezclaremos bien.
  5. Por último, incorporaremos la crema de Plancton Marino, homogeneizando bien la mezcla y rectificando, al gusto, el punto de sal.

Nuestra sugerencia de presentación es servir la ensaladilla con ayuda de un molde, decorar con unas brotes, huevo cocido y alguna gamba.

recetas para niños

Recetas para niños con Plancton Marino

Aunque al principio pueda pensarse del Plancton Marino que es un sabor para paladares adultos, lo cierto es que no hay un reto mayor que enfrentarse a los más exigentes: el de los niños. Y, aunque como siempre decimos, el sabor de este producto es modulable y totalmente natural (¡sabor a mar!) entendemos que haya familias que se muestren un poco más reticentes a probar las reacciones de los más pequeños con un almuerzo con Plancton Marino. Sin embargo, aquí os traemos ideas para introducir a los benjamines en este sabor con éxito.

Nuestro consejo para estos casos es empezar con platos “fáciles” para ellos, cuyo aspecto no les sorprenda ni les asuste. Todos hemos sido niños y hemos preferido un sencillo filete empanado con patatas fritas a un plato mucho más elaborado, ¿verdad?. El secreto para introducir a los niños en diversos sabores es, ni más ni menos, hablar su idioma.

Por ejemplo, se puede comenzar con salsas de acompañamiento que los niños puedan administrar en sus platos a su antojo. Unos buenos inicios para esto son el alioli, la espuma de patata y plancton o una sabrosa mayonesa.

Pero no solo eso: otra buena idea es insertar el plancton en recetas típicas y habitualmente infalibles con ellos. Por ejemplo, la pasta o, todavía mejor, las croquetas o el pescado en adobo.

Por último, también hay opciones dulces para todos los públicos. ¿Qué tal unos bombones de chocolate blanco con un toque de plancton de postre?

Eso sí, nadie mejor que vosotros conoce a los más pequeños de la familia. Esto son sólo algunas sugerencias, pero os animamos a introducir en sus sabores favoritos el plancton marino y observar sus reacciones: seguro que no dejan de sorprenderos.

Por cierto, ¡a nosotros nos encantará saber con qué platos introdujisteis a vuestros hijos en el Plancton Marino!

preguntas frecuentes sobre el plancton marino

Preguntas frecuentes sobre el Plancton Marino

A menudo nos mostráis vuestras dudas e incertidumbres acerca de Plancton Marino. Y nosotros estamos encantados de resolveros cada una de ellas. Hoy hemos recopilado y dado respuesta a vuestras inquietudes más habituales.

¿Lleva colorantes artificiales?

El color de Plancton Marino Veta la Palma no tiene artificios, pese a su llamativo color verde. Este se debe a las microalgas que lo conforman, que constituyen un colorante natural tan espectacular que es normal que haya quien piense que no es real. Si aún os quedan dudas, observad el verde del mar más puro y comparadlo con el color de Plancton Marino Veta la Palma.

¿Cuánto Plancton necesito?

Es habitual que nos refiráis comentarios acerca del precio de Plancton Marino, que a menudo comparáis con el azafrán. En realidad, la comparación no va desencaminada, ya que un poco de Plancton Marino da para mucho. Podéis comprobar en nuestro recetario que nunca se necesita una gran cantidad de Plancton para las preparaciones culinarias que os sugerimos, siendo además contraproducente abusar de él. Nuestra propuesta para aquell@s que no os atrevéis a adquirir un bote de Plancton es que lo compartáis con algún familiar o amigo para probar su sabor. Veréis cuánto cunde y cómo os merece la pena el enriquecimiento de vuestros platos.

¿A qué sabe Plancton Marino?

Esta es, probablemente, la pregunta que más nos realizáis. Para responderla, nos gusta reproducir las palabras del chef Ángel León sobre este producto: es el sabor más puro del mar. Y es que es como comerse el mar a dentelladas. Por eso es tan apreciado para enriquecer platos a base de pescado y marisco, pero que esto no os engañe: Plancton tiene muchas más posibilidades y marida perfectamente con otro tipo de alimentos, ¡incluso con dulces!

¿Dónde se fabrica?

La especie Tetraselmi Chuii de Plancton Marino Veta la Palma se encuentra en la finca Veta la Palma, ejemplo de sostenibilidad y biodiversidad en pleno Corazón de Doñana. Allí seleccionamos esta microalga y la llevamos a nuestra fábrica en el Puerto Santa María para reproducirla en las mismas condiciones naturales que en el mar,  pero con la más alta tecnología. Y, de este modo, garantizamos su pureza y el auténtico sabor a mar.

¿Qué es Plancton Marino?

Se trata de microorganismos de origen vegetal (microalgas) que están presentes, de forma natural, en el agua del mar, y que constituyen la base de la cadena alimenticia de los organismos acuáticos.

steak tartar con plancton

Receta de Steak tartar con esferas de Plancton Marino

El tan de moda steak tartar tiene un origen, en realidad, que se remonta a varios siglos atrás. Es Marco Polo el primero que hace referencia, en sus escritos, a este tipo de comida que vio degustar a los indígenas. Hoy asociamos el steak tartar a carne de vacuno picada, servida cruda y aderezada con varias verduras, habitualmente cebolla y alcaparras.

Es un plato delicioso, que sorprende por su inesperado sabor y muy presente en dietas, debido a su bajo aporte calórico. Y, además, que se presta a numerosos aliños y macerados. El que nosotros os proponemos hoy, como no podía ser de otro modo, incorpora Plancton Marino en forma de esferas. Y es que el maridaje de estos sabores es ¡espectacular!

Solo 20 minutos son necesarios para tener listo este delicioso plato con el que agasajar a vuestros comensales. ¡Y es tan fácil, que es imposible resistirse a elaborarlo!

Ingredientes 4 comensalesElaboración

  • 1 tarro de esferas de Plancton Marino
  • 400 g de solomillo de ternera
  • 2 pepinillos en vinagre
  • 1 c/s de alcaparras
  • ½ cebolleta
  • 1 c/s de salsa Perrins
  • 1 c/s de brandy
  • Unas gotas de tabasco
  • 1 yema de huevo
  • Aceite de oliva suave
  • Sal
  • Pimienta
  • Mayonesa de Plancton Marino

  1. Cortaremos la carne en dados muy pequeños con un cuchillo y reservaremos
  2. Batiremos la yema de huevo con una varilla. Simultáneamente, iremos añadiendo aceite en hilo hasta obtener una mayonesa.
  3. Salaremos al gusto. A continuación, incorporaremos el brandy, el tabasco y la salsa Perrins y mezclaremos.
  4. Añadiremos a la mayonesa los pepinillos, las alcaparras y la cebolleta picadas muy fino.
  5. Añadir la carne a la salsa anterior. Mezclaremos y salpimentaremos.
  6. Antes de llevar a la mesa, tostaremos el pan en el horno con pimienta y un hilo de aceite

Para servir, nuestra sugerencia es presentar el steak tartar sobre unas tostaditas, las esferas de Plancton Marino sobre éste y acompañarlo con mayonesa de Plancton Marino y algunos brotes germinados.

ideas para cuidar el mar

4 gestos sencillos que podemos hacer para cuidar el mar

No es ninguna novedad. Diversos medios llevan años comunicando el alcance de la contaminación marítima y sus consecuencias. Ya hay hasta una isla compuesta por microfragmentos de plástico en el Pacífico con una superficie de varios cientos de miles de kilómetros cuadrados. Y, sin ánimo de ser apocalípticos, la cosa ira a más.

Desde Plancton Marino Veta la Palma estamos especialmente concienciados con la vida marina, el respeto a los océanos y al medio ambiente. Y nos hemos dado cuenta, en nuestras conversaciones diarias con nuestros amigos y familiares, que a menudo no se colabora más para evitar la contaminación marina por desconocimiento. Porque, qué duda cabe, ¿quién podría estar a favor de permitir la contaminación de nuestros océanos?

Aunque creamos que no, aunque desde nuestro hogar todo se vea muy lejano y muy inaccesible, no es así: podemos hacer pequeños gestos que, sumados a otros tantos, serán de ayuda (y mucho) para mantener la buena salud del medio marino. Todo es cuestión de compromiso y de ponernos manos a la obra.

¿Os apuntáis a nuestro “sea challenge”?

–       Menos plástico: empecemos por lo obvio. El plástico no es biodegradable y tarda unos 150 años en degradarse. Hemos llegado a un punto en el que usamos una cantidad de plástico muy superior a las capacidades de biodegradación de nuestro medio, por lo que si no ponemos freno, colapsaremos el medio (más de lo que ya está) a base de desechos plásticos. Miremos a nuestro alrededor, veremos plástico por todos lados. Por poco que nos parezca, intentemos reducir el plástico que consumimos: las bolsas de los supermercados, incluso las bolsas de plástico tranparente con las que pesamos la fruta y la verdura. Huid de las bandejas plastificadas donde se nos suelen presentar los alimentos. E intentemos darle una segunda vida a los recipientes de plástico antes de desecharlos. Si todos lo hacemos, el medio ambiente respirará un poco mejor.
–       Lucha contra el cambio climático: aunque el “cambio climático” suene a mostruo de historias para no dormir, está ahí, afectando directamente a la salud del medio marino. Para intentar reducirlo en la medida de lo posible, pensad en si, realmente, necesitáis poner ese motor en marcha (aires acondicionados, automóviles, ascensores…). Y, si la respuesta es sí, buscad la forma de amortizar el uso al máximo. Por ejemplo, llenando la lavadora antes de ponerla.
–       Desechar residuos de forma responsable: día a día nos deshacemos de multitud de basura pero ¿lo hacemos correctamente? Indepedientemente de reciclar papel, plásticos y vidrios, separándolos de los desechos orgánicos, debemos ser responsables con otros elementos menos habituales en los contenedores pero altamente contaminantes. Nos referimos a restos de pintura, baterías y pilas, medicinas, teléfonos y dispositivos electrónicos… que acabarán en el mar si fallamos a la hora de desprendernos de ellos. Recordad: usad los puntos limpios para este tipo de desechos.
–       Playas limpias: sobre todo ahora, que es época de playa, conciencémonos en dejarla mejor de cómo la hemos encontrado. Este verano se ha puesto en marcha un reto por redes sociales, y nosotros ya nos hemos apuntado: consiste en que, cada vez que pisemos la playa, debemos recoger 3 desechos “olvidados” de la arena o de la orilla, y depositarlos en un contenedor cercano.  Si todos lo hiciéramos, ¿no creéis que ganaríamos todos?

¿Contamos con vosotros?

canapés originales

Blinis con salmón y esferas de Plancton Marino

Si hay algo típico de esta época son las cenas con los familiares y amigos en casa. Y es que las tardes son más largas y, aprovechando el respiro que da la bajada de temperaturas al anochecer, una cosa lleva a otra y al final toca improvisar cena. Para estos casos, no hay nada más socorrido que organizar una cena tipo cóctel, que no lleve mucho tiempo de preparación y que nos permita seguir disfrutando de la velada de un modo informal.
Una forma muy oportuna de sorprender son estos canapés originales: los blinis con salmón y esferas de plancton que hoy os traemos. Fáciles de preparar, frescos al paladar y deliciosos ¡seguro que vuelan!

Tiempo de elaboración: 30 minutos + reposo

Ingredientes (8 raciones)Elaboración

–        Para los blinis:
o   85 g de harina
o   7g de azúcar
o   una pizca de sal
o   50 g de mantequilla derretida
o   150 ml de leche
o   5 g de levadura química
o   1 yema de huevo
o   1 clara

–        esferas de plancton marino
–        250 g de queso crema
–        cebollino
–        300 g de salmón ahumado

Para elaborar los blinis,
1)     Mezclaremos la harina, el azúcar, la pizca de sal, la mantequilla derretida, la leche, la levadura química y la yema de huevo en un bol.
2)     A continuación, introduciremos la mezcla en la nevera y dejaremos reposar durante media hora. Mientras, podemos aprovechar para montar la clara a punto de nieve
3)     Transcurrido ese tiempo, sacaremos el bol con la mezcla de la nevera, y añadiremos la clara montada a punto de nieve. Mezclaremos todo con movimientos envolventes.
4)     Engrasaremos una sartén con aceite de oliva.
5)     Ayudándonos con una manga pastelera, si disponemos de ella, o con una cuchara, pondremos pequeñas porciones circulares sobre la sartén y pondremos a calentar.
6)     Cuando la masa empiece a burbujear, y ayudándonos con una espátula, le daremos la vuelta y cocinaremos hasta que se dore.
7)     Retiramos del fuego y dejaremos enfriar unos instantes.
Para la cobertura de los blinis, mezclaremos el queso con el cebollino picado. A continuación, untaremos sobre los blinis y remataremos colocando sobre el salón sobre el queso. Por último, añadiremos las esferas de Plancton Marino.

trucos para cocinar pescado

Mis trucos caseros para cocinar el pescado

Siempre he acostumbrado a mi familia a consumir mucho pescado. Normalmente, la carne ocupa un lugar central en la dieta de los hogares, pero en mi caso la cuestión está reñida y casi me atrevo a afirmar que consumimos más pescado que carne. Y me he dado cuenta que, sobre todo entre los jóvenes, hay cierto temor a cocinar el pescado. Bien sea por el olor que puede dejar en toda la casa, por miedo a no coger bien el punto del pescado o por estropearlo con una receta inadecuada, lo cierto es que entre este público suele pasar más inadvertido este, para mi, manjar marino. Si es vuestro caso, hoy os traigo mis trucos infalibles para cocinarlo. Os animo a probarlos. Seguro que le perdéis el miedo a cocinar pescado.

Cocinar pescado sin que la casa huela
Muy fácil: cocinadlo al horno, y concretamente con la técnica del papillote. Para ello, introducimos el pescado como prefiramos (entero o troceado) en papel de aluminio, y aderezado como queramos. Cerramos bien el paquetito de papel de aluminio y ¡al horno! El resultado del pescado, cocinado en su propio jugo, es increíble. ¡Y nada de olores!

Cómo evitar el sabor fuerte del pescado
Este truco lo heredé de mi abuela, y es que es tan tradicional que, quizá, ya lo hayáis escuchado alguna vez. Consiste en remojar durante una media hora el pescado en leche. Luego, cocinadlo con normalidad. Por supuesto, no notaréis ni rastro de la leche… ni de sabores fuertes en el pescado.
Otro truco, sobre todo para los pescados azules, es rociarlos con zumo de limón antes de cocinarlos.

Desalar el bacalao
¿Te encanta el bacalao pero temes que se quede salado? Recuerda desalarlo previamente durante el tiempo recomendado, esto es: 24 horas en remojo en el caso de piezas completas, y 12 horas si se encuentra fileteado. Para este proceso, lo ideal es introducir el bacalao en un colador o en un escurridor, y a su vez este en un bol con agua. De este modo, evitaremos que el pescado descanse sobre la sal que vaya soltando.

Que el pescado no se pegue a la sartén
Si nuestro problema es que solemos tener problemas para hacer pescado a la plancha, ya que suele quedarse pegado a la sartén, cocinadlo cubriendo la superficie de la misma con papel de horno o papel vegetal.

Un toque secreto, un sabor delicioso
¿Mi toque secreto en las recetas de pescado? Incorporar la dosis adecuada de Plancton Marino, en cualquiera de sus formas.

¿Tenéis más trucos para cocinar pescado?
Marina Vela

helado de plancton marino

Helado de Plancton Marino

Con estas altas temperaturas tan propias de la época en la que estamos es normal que se nos quite el hambre, o que el cuerpo sólo nos pida ingerir cosas fresquitas y livianas. Así, es temporada alta para los aliños, gazpachos, cremas frías y ¡helados! Y es que los helados y sorbetes son un fantástico modo de aliviar los días más cálidos y refrescar las reuniones de amigos de un modo apetecible.

Y, hablando de helado, ¿os habéis atrevido a innovar con los helados y sorbetes más allá de algún que otro sabor un tanto original? Hoy os invitamos a que probéis a añadir Plancton Marino a estos preparados. El resultado es aún más refrescante, porque consigue el efecto de teletransportarnos a la costa… ¿y dónde se está mejor y más fresquito que a la vera del mar?

Esta receta que os traemos es perfecta para acompañar preparaciones saladas, como ceviches, carpaccios, tartares y ensaladas, e incluso alguna preparación dulce. Sólo tenéis que echarle un poco de imaginación y veréis como la mezcla marida estupendamente y resulta tan refrescante que se convertirá en un indispensable en vuestros veranos.

En sólo 20 minutos lo tendréis listo. Eso sí, recordad que tardará algo más (unas 12 horas mínimo) en estar lo frío que necesita, así que lo mejor es prepararlo con antelación. Y claro, necesitaremos, igualmente, una heladera.

IngredientesElaboración

300 ml de leche
275 ml de nata (35% de grasa)
100g de azúcar
20g de glucosa
25g de mantequilla
15g de leche en polvo
5 yemas de huevo
3g de xantana

1.     Introduciremos todos los ingredientes en un recipiente y los mezclaremos.


2.     Los echaremos en un cazo (o en una thermomix) y los pondremos a temperatura de 85ºC
3.     Seguidamente, dejaremos templar y enfriaremos rápido en un abatidor, o en la nevera durante 12 horas.
4.     Por último, introduciremos la crema en una heladera para darle la textura y temperatura necesaria.

¡Listo! Ya tenéis una estupenda y refrescante guarnición para vuestros platos.

motivos para incorporar el plancton a tu dieta

Motivos para incorporar el Plancton a tu dieta

Casi siempre os hablamos del sabor que aporta a nuestros platos el Plancton Marino Veta la Palma. Normalmente, os damos indicaciones y consejos de cómo usarlo correctamente, cantidades, trucos y algunas técnicas. Y es cierto que, normalmente, obviamos los beneficios del plancton en nuestra dieta. Hoy os confesaremos que, si hablamos de propiedades del consumo de Plancton Marino Veta la Palma para nuestro organismo, tendremos muchas que enumerar.

Buenos motivos para incorporar el plancton a tu dieta

En general, se suele hablar de las grandes propiedades de la alimentación viva, como el Plancton Marino, sobre nuestra salud. Cuando nos referimos a alimentación viva hablamos de alimentos de origen vegetal compuesto por microorganismos que constituyen una ayuda beneficiosa en el funcionamiento de nuestro organismo. Es el caso del fitoplancton. Estos son beneficios de incorporar Plancton Marino a nuestra dieta:

  • Sabor sano: ahora que estamos metidos en plena operación bikini, solemos prescindir de numerosos alimentos que, siendo bien sabrosos, hacen flaco favor a nuestra línea. Sin embargo, la incorporación de Plancton Marino a nuestra alimentación no suma calorías, así que es una forma estupenda de enriquecer nuestro paladar sin temor a afectar a la línea.
  • Apto para alérgicos al marisco: ya os lo hemos dicho alguna vez. El plancton marino permite a todo el mundo, incluso a aquellas personas con intolerancia o alergia al marisco, disfrutar del sabor del mar en nuestros platos sin temor. Es un motivo de sobrado peso, ¿no creéis?
  • Riqueza de nutrientes: un increíble aporte de minerales, vitaminas, hidratos de carbono y proteínas que necesitamos en nuestro organismo. Y que, además, al ser totalmente naturales, son de fácil absorción, por lo que nos podemos olvidar de digestiones pesadas.
  • Propiedades depurativas: y es que el consumo del Plancton Marino, y su procesamiento por parte de nuestro organismo, actúa como un filtro de toxinas y nos ayuda a eliminar las mismas de nuestro cuerpo.
  • Aporte electrolítico adecuado: esta sustancia ayuda a que los niveles de PH de nuestro organismo estén equilibrados. ¿En qué se traduce esto? Pues, básicamente, en que nuestras células estarán mejor conservadas, y su funcionamiento será mucho más correcto. En definitiva, se traduce en un apoyo positivo para la salud. En esta línea, hay estudios pioneros que confirman que el consumo regular de Plancton Marino se traduce en una mejora del estado de salud tanto física como psicológica.

Así que ya veis, no sólo por su sabor, también por salud, la incorporación del Plancton Marino a nuestra dieta es más que recomendable.