Author Archives:

plancton no es una moda

Por qué Plancton Marino no es una moda pasajera

“Pero Marina, ¿qué vas a hacer con tus recetas cuando pase la moda del Plancton?”. Es una pregunta que, antes o después, me realizan mis comensales. Todos coinciden en el delicioso sabor de mis platos desde que incorporé Plancton Marino a mi cocina como ingrediente habitual. Y todos, por ello, se muestran preocupados por saber cómo sustituiré un ingrediente con tanta personalidad en caso de que “pase la moda”.

Ante esta situación mi respuesta siempre es la misma: sonreír tranquila. Y es que, como les digo siempre, el Plancton Marino no es una moda, ha venido para quedarse. ¿Cuál es el motivo para poder hacer tal afirmación? Pues, en realidad, no hay uno, sino varios motivos de peso. Como los que os describo a continuación.

Ha venido para quedarse

Son varios los motivos por los que Plancton Marino va más allá de modas:

  1. Es natural: cada día miramos más lo que comemos. Hoy día convivimos con numerosos reportajes de investigación que realizan los medios de comunicación para denunciar los químicos de la industria alimentaria. Pocos se libran de este proceso artificial. Y cada vez más, además, miramos las etiquetas de todo aquello que compramos. Plancton Marino es un ingrediente totalmente natural, cultivado en El Puerto de Santa María (Cádiz) a partir de cepas de fitoplancton que, posteriormente, se liofilizan para su mejor conservación. Nada más. Prueba superada.
  2. Es delicioso: al menos, esto es lo que dicen mis invitados cuando lo prueban. Así que ya no se trata únicamente de mi gusto personal. Es una forma realmente interesante de dar sabor a marisco en nuestros platos sin necesidad de usar marisco. O de potenciar el sabor del mismo.
  3. Es versátil: El Plancton Marino se puede usar en numerosísimos platos y creaciones culinarias. Yo, de momento, sólo me atrevo con recetas tradicionales, a las que voy incorporando Plancton Marino. Pero hay muchos chefs que ya lo usan en creaciones más innovadoras con resultados espectaculares, como Ángel León.
  4. Da mucho de si: Al principio el precio del Plancton puede causar un poco de impresión. Sin embargo, ¡un poco da para mucho! (¡comprobado!)
  5. Es independiente de alergias: los alérgicos al marisco están de enhorabuena, y es que pueden degustar el delicioso sabor del mar sin exponerse a reacciones alérgicas gracias a Plancton Marino.
  6. Es de naturaleza totalmente vegetal, lo que lo hace apto para veganos. Y constituye una forma estupenda de dotar de un sabor diferente a sus platos.

Y ahora, ¿de verdad seguís creyendo que Plancton Marino es una moda pasajera?

Saludos, Marina Vela

Radiatori Garófalo con pesto de Plancton Marino

Hace poco os sugerimos la combinación de pasta con Plancton. Fuisteis muchos los que nos preguntasteis cómo elaborarla. Y no nos extraña, el sabor y la pinta son absolutamente espectaculares.

Un plato de pasta con Plancton es acierto seguro, tanto en el día a día como si queremos preparar un menú especial en casa. El Plancton Marino es un valioso aliado para complementar el sabor de las pastas. Y, en este caso particular, veréis qué bien queda un pesto a partir de nuestra materia prima favorita. Además, como veréis, se resuelve de forma muy sencilla y muy rápida.

Ingredientes para 4 personasElaboración
  • 320 g de radiatori
  • 50 g de albahaca
  • 1 diente de ajo
  • 80 g de aceite de girasol
  • 20 g de queso rallado
  • 50 g de piñones
  • 2 g de Plancton Marino
  1. Tostamos los piñones y reservamos.
  2. Hidratamos el plancton con agua mineral, reservamos.
  3. En un vaso de batidora introducimos las hojas de albahaca, el diente de ajo, el queso rallado, los piñones y el aceite.
  4. Trituramos hasta obtener un puré cremoso. Añadimos el plancton, mezclamos y lo ponemos a punto de sal.
  5. Cocemos los radiatori en abundante agua con sal durante 9 min.
  6. En un bol amplio ponemos el pesto de plancton con un cazo de agua de la cocción de la pasta, añadimos la pasta, lo mezclamos y rectificamos de sal.
  7. Servimos con unas lascas de queso y unos piñones tostados.
reconocer pescado fresco

Claves para reconocer el pescado fresco

El pescado constituye una imprescindible fuente de nutrientes nada despreciable y difícilmente sustituible. Y por supuesto, es un manjar. Sin embargo, a menudo me he encontrado con muchas personas (sobre todo jóvenes, pero hay de todas las edades) que temen enfrentarse al pescado fresco. Y me confiesan que todo se debe a que no saben reconocer, en materias pescaderas, cuándo le dan gato por liebre (o mejor dicho, pescado viejo por pescado nuevo), ya que no identifican la calidad del mismo a simple vista. Por ello, y por temor a intoxicaciones, surten su nevera de pescados a base de los ultracongelados.

Cuando me cuentan esto, les doy una serie de trucos básicos para reconocer el pescado fresco. Y me confiesan que, desde entonces, ya se atreven a hablar con el pescadero. Es más, el primer consejo que siempre doy es buscar a un pescadero de confianza, pues os ayudará a elegir bien. Pensad que los pescaderos son los primeros interesados en que estéis satisfechos con vuestra compra. Eso sí, no os lancéis a la primera pescadería que veáis, claro.

Los puntos básicos para reconocer el pescado fresco, sin ser un experto, son los siguientes:

–       Las escamas: deben brillar, ser cristalinas, que no den sensación de viscosidad.
–       Los ojos del pescado: no deben estar opacos, sino transparentes. Y por supuesto, deben brillar y estar humedecidos. Además, el pescado fresco presenta los ojos un poco saltones.
–       El cuerpo: debe estar rígido, pero algo arqueado. Además, si presionamos suavemente con el dedo, la carne del pescado fresco volverá a su lugar enseguida.
–       El olor: sí, el olor a pescado es característico. Pero no nos equivoquemos, el pescado huele fuerte (y mal) cuando está pasado. El pescado fresco tiene un olor más suave y para nada desagradable. Así que fíate de tu instinto olfativo. Los pescados de mar huelen a mar, pero no es un aroma fuerte. Si cuando entras a la pescadería huele mal, vete a otra.
–       Las branquias: el color debe ser rojo intenso. Cualquier tonalidad que se salga de esa, no es pescado fresco. Huye de branquias marrones o anaranjadas.

Espero que con estos consejos os lancéis a disfrutar del pescado fresco en vuestras recetas caseras. Notaréis la diferencia.

Saludos, Marina Vela

ideas para un menú de navidad

Menú de Navidad diferente: Plancton Marino a la mesa

Seguro que ya, en las fechas que estamos, estáis inmersos en idear un menú de Navidad para las próximas fiestas con el que sorprender a vuestros invitados. Y es que las ocasiones para ello son numerosas: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Noche y Día de Reyes son los días oficiales para comidas especiales. Sin contar, claro está, con las comidas de amigos y de allegados que, antes o después y de forma “extra festiva”, también se dan en estos días.

Y desde luego, ¡cómo nos gusta sorprender a nuestros invitados! Pero, ¿hasta dónde podemos arriesgar en nuestros platos? Yo soy de las que piensan que, en estas días en los que nos atiborramos de sabores y de cosas diferentes, es un buen momento para probar cosas nuevas pero que nos sienten igual de bien que nuestros menús del dia a día. Comida sana, al fin y al cabo, y que no nos suponga un mal recuerdo digestivo o ¡en el bolsillo!.

Algunas recetas para un menú de Navidad infalible

Por ejemplo, un entrante imprescindible en mis reuniones familiares es el Ajoblanco. Este tradicional plato andaluz, con su toque especial, constituye un manjar para todos los paladares, y abre apetito para los platos que completarán el menú.

Las salsas son un acompañante fundamental en estas fechas. La reina de las salsas es, probablemente, la mayonesa, pues es perfecta para mariscos y arroces… Un toque distinto a esa clásica mayonesa que nunca falla es la mayonesa de Plancton Marino, que tendréis lista en apenas media hora.

El arroz suele ser un plato fijo cuando de reuniones familiares se trata. Para Año Nuevo me gusta preparar un buen Risotto de Calamar con el que recuperarse de la noche anterior. No falla: los más jóvenes agradecen y se relamen con este almuerzo tras una noche muy larga. Y los mayores siempre repiten. A veces, sin embargo, mis familiares me piden un guiso. Y es que, como os he dicho alguna vez, en casa somos muy de guisos. Mi sugerencia para estos casos es este fantástico Bullit de Peix, un guiso ibicenco de pescado que hace las delicias de los paladares más exigentes de casa. O un buen cuchareo, con esta receta de Fabes Marineras que son, además, facilísimas de preparar.

Espero que os gusten mis recomendaciones. Y vosotros, ¿qué me sugerís para estas fechas?

Marina Vela

sweet sea

Un postre con Plancton Marino: Sweet Sea, by Daniele Poerio

El chef Daniele Poerio nos trae hoy un postre especial creado con ingredientes marinos en su integridad. Sweet Sea es el perfecto postre para una velada inolvidable, donde el mar es el auténtico protagonista. Y es que, como él mismo define, las estética y el sabor de este postre recuerdan al mar. Particularmente, a un acuario marino.

Si os animáis, os indicamos cómo se han elaborado los distintos componentes de esta creación gastronómica.

El plato está creado a partir de la composición de los siguientes elementos. Haced click en ellos para conocer el método de elaboración:

Piedras de tinta de calamarEsponja de tinta de calamarCrumble de mantequilla y WakameBrotes de espárragos frescosGelatinas de sakeCrema de pistacho y PlanctonSugar CoralAire de wakame y estragónMoras azucaradas

1° Prep (Mezclar y llevar a 80 °+ chocolate)
Nata 100ml
Tinta de calamar 20ml
Azucar blanco 20g
Chocolate blanco 150g
Xantana 2g

2° Prep (Mezclar juntos + Prep1)
Nata Montada 100ml
Amaretto di Saronno 20ml
Piel de 1/2 Limón

Glaseado (llevar a ebullición)
Agua 70ml
Azúcar blanco 150g
Glucosa 150g
Tinta de calamar 30ml
+ (Mezclar juntos)
Chocolate blanco 160g
Leche condensada 100g
Cola de pescado 10g

(Mezclar juntos, Sifón y microondas de 30 «)
Leche 170ml
Aceite vegetal 110ml
Tinta de calamar 30ml
Clara de huevo (3) 110g
Yema de huevo (1) 20g
Harina 110g
Azúcar blanco 200g
Sal 5g
1° Prep 12’ 160°
Mantequilla 70g
Harina 100g
Azúcar blanco 80g

2° Prep
Plancton Marino 1g
Wakame deshidratado 40g
Azúcar blanco 40g

Agua de wakame y estragón (hervir 10’)
Agua 400g
Estragon 100g
Plancton Marino 2g
Wakame deshidratado 40g

Almíbar (hervir 3′)
Agua 300ml
Azucar blanco 200g

1° Prep (Mezclar y llevar a ebullición)
Agua de wakame y estragón 60ml
Almíbar 50ml
Agar agar 2,5g

2ª Prep (Mezclar juntos + 1° Prep)
Sake Heaven 100ml
Zumo de limón 20ml
Zumo Moras 20ml

(Mezclar juntos)
Pistacho (dejar 20’ en agua) 80g
Wakame crumble 2° prep 20g
Plancton 2g
Agua de wakame y estragon 50ml
(1′ 121º)
Isomalt 50g
Cacao en polvo 10g
Colorante violeta 1g
(Mezclar juntos antes de emplatar)
Agua de wakame y estragón 250ml
Almíbar 100ml
Zumo de limón 150ml
Lecitina de soja 4g
Moras 200g
Azúcar Glass 30g
el sabor del plancton marino

¿A qué sabe el Plancton Marino?

A menudo me preguntan qué tiene el Plancton Marino para que se haya hecho imprescindible en mi cocina:

Pero Marina, con lo que tú eres, tan de pucheros y cazuelas tradicionales, tan de azafrán y pimentón, ¿cómo es que ahora no puedes prescindir del Plancton?.

La respuesta es sencilla: por un lado, el Plancton Marino sigue siendo un elemento, una especia, tan natural como las que acostumbro a usar en mi cocina tradicional. Y por otro, el sabor que Plancton Marino deja en mis platos no puedo sustituirlo ni compensarlo con nada. Y es que no hay otra especia que le infunda ese sabor tan especial o algo parecido.

Pero, exactamente ¿a qué sabe el Plancton Marino?
Es difícil describir un sabor a alguien que nunca lo ha probado. ¿A qué sabe la canela? La canela sabe a canela. Podríamos decir que es ligeramente picante y amarga pero dulce a la vez. Y posiblemente no conseguiría que la persona que no la ha probado entienda el sabor que tiene. Sin embargo, en este caso, puedo describíroslo de un modo muy sencillo: es el sabor del mar. No es gratuito que, los que lo han probado, digan que es como comerse el mar a bocados. Un sabor parecido al de las ortiguillas gaditanas. A langostinos frescos. A ostras. A almejas. ¿A que ya sabéis a qué sabe el Plancton Marino?

Diciéndolo así, puede parecer que es un ingrediente únicamente apto para platos a base de pescados o mariscos. Bien, en realidad todos empezamos probando el plancton en este tipo de recetas. Arroces y caldos de pescados, guisos… con Plancton Marino ven potenciado su sabor. Sin embargo, los chefs que ya hacen uso de él no se limitan a los pescados. Ya hay quien se ha atrevido con el Plancton en postres dulces.

Un poco de Plancton, como el azafrán, da para mucho.  Lo mejor es, como siempre, cogerle el truco. Aprender con las cantidades. Experimentar, jugar y divertirse ¡perderle el miedo! Al fin y al cabo, Plancton Marino no deja de ser una especia que dará alma y sabor a nuestros platos. Y sí, al igual que otras como la pimienta, la cúrcuma o la canela, Plancton Marino es totalmente natural.

Saludos, Marina Vela

especias imprescindibles

Especias imprescindibles que no deben faltar en ninguna cocina

Seguro que alguna vez habéis probado un plato en principio bastante común y habéis notado que tiene un sabor diferente, especial y que lo hace aún más delicioso. A menudo habréis escuchado hablar de la “receta especial” de alguien, y lo que suele hacerlo especial es un ingrediente secreto, incluso dos.

En realidad, la mayoría de las veces ese ingrediente secreto se trata de una especia. Un pequeño toque que, a menudo, no podemos percibir a simple vista por haberse añadido en polvo, o en proporciones ínfimas. Un toque mágico que es capaz de despertar sabores, aromas y hacer de un plato delicioso, uno irresistible.

A la hora de elegir especias, son muchas y muy variadas las opciones a elegir. Lo ideal es ir haciéndose con una colección de especias poco a poco, sin olvidarnos de que también caducan y pierden propiedades organolépticas. Sin embargo, las especias básicas que no deben faltar en ninguna cocina y que son insustituibles no son tantas. Al menos en mi cocina, nunca faltan las siguientes especias. Y con ellas, les doy mi toque “secreto” a casi todos mis platos.

Estas son mis especias imprescindibles en la cocina

  • Pimienta negra: una de las más clásicas y más versátiles. Desde un zumo de tomate hasta una carne o un pescado, no hay apenas recetas que no la admitan.
  • Azafrán: la reina de las especias. Es una especia fundamental que tiene un papel importantísimo en muchos platos de nuestra gastronomía. Con sólo unas hebras conseguiremos grandísimos resultados.
  • Canela: una de las principales especias para repostería. Y no solo en ella, sino también en algunos platos salados. Por ejemplo, un pollo especiado al estilo marroquí no sería el mismo sin su toque de canela. Eso sí, aunque nos encante su aroma y sabor, es importante recordar que debe usarse con moderación. Y es que en exceso ¡amarga!
  • Orégano: ¿Qué sería de un plato de pasta sin su toque de orégano? Sin embargo, el orégano es mucho más que un toque especial en los platos de pasta. De mucha intensidad aromática, su sabor es muy recomendable en aliños, ensaladas, carnes…
  • Laurel: ese gran aliado, tan fundamental en guisos y, en general, platos de cuchara. Personalmente me encanta añadirlo en el agua de mis cocciones, e intento jugar con esta especia siempre que puedo.
  • Pimentón: en cualquiera de sus variedades (picante, agridulce o dulce) es una especia valiosísima, capaz de dar un sabor muy especial a nuestras recetas.
  • Plancton Marino: mi gran secreto a voces. Su sabor marino aporta un sabor increíble a platos a base de pescados y mariscos ¡pero no sólo a ellos! Desde que descubrí Plancton Marino no he dejado de experimentar y probar con él en mis platos, ¡y merece mucho la pena! Además, es una especia de mucho rendimiento, y es que con un poquito basta para aportar ese toque tan especial a nuestros platos.

Así que ya lo sabéis, el secreto de todo cocinero ¡son sus especias!

¿Cuáles son vuestras especias imprescindibles?

Saludos, Marina Vela

Receta de Mantequilla de Plancton Marino

Si seguís mis recetas, veréis que de vez en cuando hago alusión a la mantequilla de plancton marino. Se trata de un ingrediente muy socorrido en mis platos.Y es que es un recurso realmente útil para darles un sabor y una jugosidad extra a nuestros guisos. En mi nevera nunca falta un poco de mantequilla de plancton, y es que, además, es tan fácil de preparar que no hay excusas para no utilizarla.

Es, además, una buena forma de usar la mantequilla que nos sobra de los desayunos, si vemos que no le damos salida y se nos puede poner rancia. O la que nos queda en la tarrina tras preparar un bizcocho. Así que, ¿a qué esperáis? Con este truco de cocina no sólo daréis un sabor especial a vuestras recetas, sino que ahorraréis y reciclaréis restos de mantequilla. Y, de eso se trata, ¿verdad?

Tiempo de elaboración: 15 minutos

IngredientesElaboración

– 200 g de mantequilla
– 6 g de plancton marino
– 20 ml de agua mineral

  1. Debemos dejar la mantequilla fuera de la nevera, a temperatura ambiente, hasta que esté blandita. No la calentéis, pues se licuaría. Basta con que se quede lo suficientemente blanda.
  2. Luego, hidrataremos el plancton marino con el agua, como hacemos habitualmente.
  3. A continuación, sólo tendremos que mezclar el plancton con la mantequilla.
  4. Removeremos bien hasta que veamos que el plancton se ha quedado bien repartido por toda la mantequilla.
  5. Luego, formaremos un rulo. Podemos ayudarnos con papel film transparente. Este rulo lo conservaremos en la nevera y podremos ir usándolo a voluntad.

Os aconsejo que lo probéis en pescados, en risottos o en pastas… ¡delicioso!

By Marina Vela

 

Pastillas de caldo con Plancton

Ahora que llega la época por excelencia del cuchareo me encanta tener preparadas algunas bases para mis sopas y consomés. Y, como no podía ser de otro modo, desde que incorporé Plancton Marino a mi cocina, también tiene un importante papel en el enriquecimiento de mis guisos en los meses más fríos.

Ya son muy habituales las pastillas de caldo concentrado, tanto comerciales como caseras. Pero, ¿se os ha ocurrido alguna vez preparar un concentrado de caldo con Plancton Marino? El resultado es espectacular. Aunque hay varios modos de prepararlo, este es uno de mis favoritos, ¿os animáis a prepararlo y a contarme qué tal?

Tiempo de elaboración: 1 hora

IngredientesElaboración

10 g de plancton
90 g de chalota (4 unidades)
4 g de ajo
40 g de puerro
1 c/s de tomate
1 c/s de aceite
1 c/c de hierbas provenzales (orégano, tomillo y romero)
2 c/c de perejil
15 g de avellanas
15 g de almendras
16 g de pan
20 g de agua

  1. Cortaremos la chalota, el ajo y el puerro en dados pequeños y los cocinaremos con el aceite.
  2.  A continuación, añadiremos el tomate. Debemos remover un poco y, entonces, añadir las hierbas provenzales y el perejil. Tras mezclarlo todo bien, retiraremos la sartén del fuego y reservaremos.
  3. Mientras se cocina este sofrito podemos triturar las almendras y las avellanas en un mortero. A continuación, haremos lo mismo con el pan. Y, cuando esté todo bien triturado, mezclaremos estos 3 ingredientes y reservaremos.
  4. Es el momento de diluir el plancton en el agua, como hacemos habitualmente. Como siempre, recordad prestad atención para que no queden grumos.
  5. Entonces mezclaremos todo en un bol: las hortalizas cocinadas, el majado de los frutos secos, el pan y el plancton diluido.
  6. Pondremos la mezcla en moldes. Yo suelo usar para esto los vasitos de los yogures, pero también podéis usar moldes de silicona u otros que consideréis.
  7. Dejaremos enfriar y, una vez frío, desmoldaremos y cortaremos en los tamaños deseados, para poder conservarlos y utilizarlos a conveniencia.

By Marina Vela