mareas molinos

Los molinos de mareas

El nuevo destino del Restaurante Aponiente no es únicamente el de alojar a un gran equipo de cocina, sino también el de convertirse en un laboratorio gastronómico dotado de una salina y un huerto marino, así como un centro para diversas actividades culturales y formativas.

El año pasado el Restaurante Aponiente se trasladaba a un antiguo molino de mareas ubicado en el Puerto de Sta. María. Edificado con sillares de piedra ostionera y en desuso desde el siglo XIX, este singular lugar llamado “El Caño” vive desde entonces una “nueva vida”.

 

Molino de Mareas “El Caño” en  El Puerto de Sta. María, por En la Bahía de Cádiz (CC BY-NC-ND 3.0)

Pero muchos se preguntarán, ¿qué es exactamente un molino de mareas? Se trata de una construcción, que al igual que los molinos de viento, servían para moler el grano, pero utilizando la fuerza de la subida de las mareas para este desempeño. Durante la pleamar el agua se almacenaba en una presa con una esclusa. Cuando la marea bajaba, este agua retenida se devolvía al mar y así se impulsaba la rotación de la rueda de molino.

Los molinos de mareas se han ubicado generalmente en los estuarios de los ríos, lejos de las olas, pero lo suficientemente cerca del mar para que la fuerza de sus mareas permitiera su funcionamiento. La energía generada por la fuerza del mar, fue muy utilizada en todas las marismas del litoral atlántico, desde Portugal a Cádiz, pasando por Huelva. Estos molinos eran verdaderos ingenios de lo que hoy llamamos energías renovables, limpias, gratuitas y autogestionadas.

Existen datos documentados de la existencia de estos singulares molinos desde la Edad Media. Hasta su total desuso, que comenzó con la llegada de la revolución industrial, jugaron un papel fundamental en la economía de la zona en la que se ubicaban y en la vida de muchas familias.

Molino de Mareas “El Caño” en El Puerto de Sta. María, por En la Bahía de Cádiz (CC BY-NC-ND 3.0)

Encontramos ejemplos a lo largo de toda la costa española de molinos de mareas: el de Pozo de Cachón en Muros (A Coruña); el de Santa Olaja situado en la ría del Quejo en Cantabria; el Molino del Pintado en Isla Cristina (Huelva), etc. Muchos de ellos han cobrado nueva vida, como museos o centros de interpretación, gracias a labores de rehabilitación que han permitido su integración en el territorio y la contribución a revitalizar la zona de las marismas donde se ubican.

Esto es sin duda uno de los objetivos del Chef del Mar, que siempre ha demostrado un gran amor y apego a su tierra. Estamos seguros de que este proyecto ofrecerá un prometedor futuro a un emplazamiento que se encontraba en estado de total abandono. Será un lugar de encuentro de profesionales e interesados del mundo de la gastronomía y de la innovación asociada a este sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad